Recibe apoyo de la corriente política de Roberto Fulcar SANTO DOMINGO.- El proyecto presidencial del economista y empresario Luis Abinader recibió el respaldo de la corriente política que encabeza el doctor Roberto Fulcar dentro del Partido Revolucionario Dominicano, representada por más de 500 dirigentes nacionales, municipales y sectoriales de las 32 provincias del país y seccionales del exterior. El licenciado Abinader, quien antes de tomar la palabra saludó mesa por mesa a cada uno de los dirigentes presentes, acompañado de su anfitrión, afirmó que la decisión del núcleo orientado por el vicepresidente nacional y director de Políticas Educativas del PRD, revela claramente la voluntad del partido opositor de sobreponerse a las dificultades internas coyunturales para constituir una fuerza política y social que garantice una alternativa de cambio en el 2016. El ex candidato vicepresidencial del PRD, quien agradeció el gesto de la influyente fuerza que le dio su apoyo, dijo que esa entidad ha comenzado a trabajar desde ya en un proyecto amplio y plural que al tiempo de impulsar la unidad interna procura un gran acuerdo con la sociedad civil y los sectores democráticos que se oponen a la instauración de una dictadura de Partido Único en el país. Tras señalar que el Partido de Gobierno está en campaña permanente para tratar de continuar en el poder con Leonel Fernández, estimó que mal haría el PRD con cruzarse de brazos para seguir empantanado con un conflicto interno que más temprano que tarde deberá ser resuelto mediante la participación democrática de los organismos y las bases del Partido. Dijo que mientras tanto el PRD debe seguir construyendo una gran confluencia de fuerzas políticas y sociales para servir de contrapeso al modelo absolutista e ineficiente del PLD, que en más de doce años de gobierno no ha resuelto ningún problema fundamental a pesar de haber triplicado la deuda pública. El licenciado Abinader sostuvo que tanto el gobierno como el PLD parecen coincidir e allanarle el camino a Leonel Fernández para que encabece la boleta oficialista en las elecciones del 2016, tal como se ha evidenciado en el interés de evitar que el ex mandatario responda a las graves imputaciones de corrupción durante la pasada administración.